Chile +56 22 9232900 - Colombia +57 4 4808980 - Perú +51 1 7062963 - Ecuador +59 3 992998038
Seleccionar página

Con el objetivo de incorporar una herramienta para administrar las tareas funcionales y técnicas, así como tener un mayor control de los activos en la institución, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) decidió incorporar IBM Maximo versión 7.1, pues de acuerdo a los factores calidad y precio, este software fue el que consiguió la más alta calificación en el proceso de licitación internacional. De esta forma, se contactaron con GBM (distribuidor exclusivo de IBM en Centroamérica, Panamá y El Caribe), quien les presentó, a su vez, a Solex (partner de IBM) como su subcontratista implementador. Así fue como comenzaron a trabajar en la implantación de la solución, encontrándose hoy en la primera etapa. Para profundizar en el tema, conversamos con Narciso Olayvar, Líder del Proyecto Sistema de Administración de Activos (SAA) de ACP.

ACP es una entidad del Gobierno de Panamá creada en el Título XIV de la Constitución Nacional y a la que le corresponde privativamente la operación, administración, conservación, modernización, funcionamiento y mantenimiento del Canal. Sin duda que en un escenario tan importante como éste se hace imprescindible contar con los elementos necesarios para mantener los procesos internos estructurados. En este sentido, a principios del año 2008 comenzaron a buscar una solución que pudiera administrar el tema y, a la vez, optimizara la gestión de los activos de la empresa. Evaluaron distintas alternativas en el mercado y después de un exhaustivo proceso de selección, IBM Maximo finalmente alcanzó la máxima calificación, posicionándose como el software escogido. “Esta herramienta fue la que mejor se adaptó a nuestros requisitos funcionales y técnicos. Pero también a nuestro presupuesto”, afirma Olayvar. Posteriormente a esta fase, la institución empezó a evaluar empresas dedicadas a la implementación de esta plataforma, bajo dos requisitos elementales.

Además de contar con el conocimiento necesario respecto de la herramienta, las compañías debían poseer años de experiencia en el rubro. En este contexto, GBM de Panamá consiguió el más alto puntaje y propuso a Solex como su subcontratista implementador, junto a IBM. Estas empresas demostraron tener la mejor combinación en cuanto a los requisitos solicitados y, por ende, se adjudicaron el contrato a principios de este año. Hoy se encuentran trabajando en la primera etapa del proyecto, es decir, en la implementación de las funcionalidades básicas de IBM Maximo en un sitio pionero denominado: la División de Dragado. Hasta el momento, el proceso ha sido todo un éxito en la entidad y, por ende, están muy conformes con sus servicios: “creo que la asistencia ha sido cien por ciento profesional, ya que en todo momento hemos tenido el canal de comunicación abierto, amplio y sincero. Además, el equipo de ambas empresas ha estado siempre disponible a ayudarnos en todo lo que hemos requerido”, asevera el experto.

La solución más completa y versátil del mercado IBM Maximo es un reconocido software a nivel mundial, que provee una amplia administración del ciclo de vida y del mantenimiento para todos los tipos de activos en una única plataforma. “Aparte de ser una herramienta completa, que cubre toda la gama de tipos de activos, esta solución es muy versátil y de fácil configuración. En este contexto, no se requiere de un experto programador para hacer modificaciones a las pantallas, a los indicadores claves, crear reportes, hacer gráficos, entre otros”, señala el profesional. A su vez, agrega: “otra particularidad de este software es que tiene interfases prefabricadas para la integración con sistemas financieros, tales como Oracle o las plataformas corporativas Primavera o Esri-GIS, existentes en ACP”.

En relación a las expectativas que tienen con la solución, el especialista es enfático en aclarar que “esta herramienta debe, en primer lugar, reemplazar todos los sistemas de órdenes de trabajo creados o comprados en la empresa. Luego, debe servirnos de plataforma corporativa para implementar nuestra política de Gestión de Activos y hacer posible la implementación de las estrategias y tácticas de mantenimiento. También tiene que ser el elemento homologador de los procesos más importantes en el mantenimiento como lo son el flujograma de órdenes de trabajo, la planificación y el cálculo de los indicadores claves de desempeño (KPI)”, puntualiza. “Por otro lado –agrega– en la fase que se integre a los sistemas financieros de la empresa, Maximo debe poder hacer benchmark, tanto interna como externamente (con equipos similares de otras empresas)”. Otro objetivo importante es que sea capaz de proveer los insumos básicos para el sistema de costeo (ABC) y para establecer el presupuesto de mantenimiento (ABB), a fin de que los análisis del ciclo de vida de los activos les permitan justificar mejor el programa de inversiones. En definitiva, se espera que con esta herramienta se haga mucho más eficiente la gestión de activos en la empresa y se puedan controlar los gastos operativos, así como los de mantenimiento, aumentando, por consecuencia, las utilidades del negocio.

Shares
WhatsApp Conversemos.